Saltar al contenido

¿Cómo reconocer un billete falso de 20 euros?

como saber con certeza si un billete de 20€ es falso o no

La realidad del mundo en que vivimos nos conlleva a probar una suerte de cambios para asegurarnos de no sentirnos afectados por todo aquello que no sea legal.

Seguramente, en alguna ocasión, te habrás sentido estafado por haber sido confiado al entregar un billete al comprar, vender o recibir un vuelto.

A veces es conveniente verificar de forma práctica, la fidelidad de un papel moneda con simples vistazos a contraluz o movimientos circulares del billete, con la finalidad de convencernos que no nos han estafado. Aunque no siempre den resultado estas maniobras tan caseras como tradicionales.

Cuando se manejan grandes cantidades de dinero y contabilizarlo y verificarlo se torna complicado, es ahí donde nos asalta la duda: ¿Y si la solución estuviese en un detector de billetes falsos?

Nos sobreponemos al pensar en el desembolso que sería un gasto tan desmesurado, como tener algo tan sofisticado en nuestras manos y avanzamos con los vistazos sobre el papel a trasluz.

Por ejemplo, si estuvieras dudando de si te han dado un billete falso de 20 euros, seguramente pondrías en práctica estos trucos:

  • Utilizarías tus dedos y uñas sobre las marcas del billete impreso, para descubrir la esperada autenticidad.
  • Rotarías ligeramente la cara principal del mismo para tratar de visualizar la banda holográfica, situada en el lateral anverso donde está el número y símbolo del euro en cuestión.

Con toda esta puesta en escena, no siempre los resultados son los esperados por el usuario. Y ahora volvemos a la pregunta que nos hicimos más arriba. ¿Y si la solución estuviera en un detector de dinero falso?

Sigamos tratando de entender algo más acerca de esto de las falsificaciones de billetes que, lamentablemente, siguen estando a la orden del día.

Tipos de detección

La forma mas eficaz para detectar un billete de 20 euros falsificado

Más allá de detectar billetes falsos en forma hogareña, internet nos da la posibilidad a los usuarios de utilizar aplicaciones para descubrir dinero adulterado.

Seguramente tu Smartphone está cargado de aplicaciones de toda índole, pero nunca imaginaste que podrías sentirte resguardado por este adminículo que llevas siempre contigo.

Efectivamente, por medio de la red, podrías identificar billetes desde 5 a 500 euros con simples toques. Seleccionando el valor del papel, la aplicación te mostrará un instructivo para que sepas dónde tocarlo y comprobar la aspereza del mismo.  De la misma manera, a través de la transparencia, se podrá detectar si tu billete es o no falso.

Otra herramienta que te podría dar tu Smartphone tiene que ver con un práctico visor ultravioleta, para ver las conocidas “marcas de agua”.

Es decir, tienes todo al alcance de tus manos para impedir que ladronzuelos de guantes blancos (y negros…) trastornen tus finanzas. ¡A ponerlo en práctica, entonces!

También, deberías saber que los billetes en sí mismos generan, por detalles en su emisión, evidencias que ayudan a la identificación del fraude. Números que no se dejan ver fácilmente, textos casi invisibles y mucho más, como características metálicas, por ejemplo.

Máquinas de última generación te pueden acompañar en las tareas de cada día cuando estés manipulando dinero en tus transacciones comerciales.:

  • Tecnología luz UV
  • Tecnología infrarroja
  • Detectores magnéticos

Dispositivos ostentosos, de mayor valor se adaptan a cubrir grandes volúmenes de efectivo contante y sonante. Es importante que tengas en cuenta que, de adquirir uno de estos equipos, te asegures que, en un futuro puedas detectar los nuevos billetes que vayan saliendo a la luz.

¿Qué debo hacer si detecto un billete falso de 20 euros?

Si después de dudar llegas a comprobar que, te dieron a cambio de una compra o como vuelto de algún pago un billete o más falsos, pues entonces deberías inmediatamente hacer la denuncia policial si tienes identificado al causante de tu problema.

Seguramente, a pesar de la denuncia, la pérdida seguirá siendo parte de tu desgracia, pero al menos habrás intentado desenmascarar al pillo que lo hizo y hacerlo cesar en sus maniobras delictivas.

Por otra parte, algunas entidades bancarias, se pueden llegar a hacer cargo de este tipo de inconveniente, pero no siempre ocurre, cada legislación financiera decide en última instancia, si reponer el billete a su legítimo dueño o no.

En cuanto a si el papel moneda falso lo obtuviste en un cajero automático y tienes en tu poder el comprobante bancario, podrías llegar a hacer el reclamo antes de transcurrir los 5 días subsiguientes, en la sucursal bancaria correspondiente.

Lo que no debes hacer

A veces, la impotencia de sentirse estafado puede llevar a pensar al damnificado en tratar de “meter” el billete adulterado en manos de terceros, que nada tienen que ver con la desgracia ajena. Lógicamente eso no se hace por una cuestión moral, pero tampoco por una situación legal, ya que está castigado por las leyes jurídicas.

El proceso de circulación de un billete falso, ya descubierto, no puede continuar su camino, ya que con esto se propicia el avance de las famosas redes delictivas de falsificadores de billetes, con consecuencias para todos los usuarios confiados o desinformados acerca de este tema tan molesto y actual.

Por lo tanto, si recibes uno de estos papeles mal habidos por uno legal, no te queda otra alternativa que denunciar el hecho y asumir la complicación y el disgusto económico que esto haya ocasionado a tus finanzas.

La importancia de saber identificar dinero fraudulento, puede prevenir todo este tipo de inconvenientes, con solamente tener los recursos de conocimiento casero o tecnológico.

De todas formas, la sugerencia de intentar, vía reclamo policial, bancario o de cualquier índole jurídica, estaría acertado porque nunca se sabe a ciencia cierta, si podrá tener los resultados esperados, a lo largo de las gestiones realizadas.

También existe la posibilidad de quejarse y reclamar ante las defensorías financieras que actúan en favor del consumidor, que debería agotar los recursos para recuperar su dinero, a pesar de todos los contratiempos y la pérdida de tiempo que estos trámites insumen.

Volviendo al tema en cuestión, nunca dejarse llevar por la “tentación” de querer infiltrar tal dinero en manos inocentes, como eran las propias cuando llegó, inesperada y compulsivamente, este montón de billetes adulterados.